«Paisaje Protegido de los Acantilados de la Culata»

El PAISAJE PROTEGIDO ACANTILADOS DE LA CULATA está constituido por una zona de antiguos acantilados marinos que fueron separados del océano por sucesivas coladas volcánicas que formaron la denominada «isla baja». Asimismo, este espacio está recorrido transversalmente por las históricas coladas de Montaña Trebejo que, en 1706 sepultaron el puerto de Garachico.

Uno de los lugares más peculiares a destacar dentro de este espacio es el Mirador de La Atalaya, ancestral punto de vigilancia para percatarse de la llegada de piratas por el mar y donde se encuentran todavía en funcionamiento los lavaderos de ropa comunales. Desde el casco histórico parten dos senderos que recorren este espacio llevándonos hasta Garachico -el Camino de Las Marañas- y hasta la Caleta de Interián -el Camino del Risco Jurao-.

 

 

Sitio de Interés Científico de Interián

El SITIO DE INTERÉS CIENTÍFICO DE INTERIÁN se encuentra situado en el extremo Noroeste de El Tanque. La parte integrada en el territorio municipal está constituida por un espectacular espigón rocoso que la erosión dejó al descubierto. Desde el mismo se contempla una panorámica grandiosa: cómo caen los antiguos acantilados marinos -hoy en día fósiles- y cómo la nueva isla baja, que se formó más tarde, impidió que el mar siguiera socavando estas paredes.

Aunque el rincón perteneciente al municipio de El Tanque es muy pequeño, bien merece que nos acerquemos a conocerlo. No sólo porque constituye un mirador natural sobre la costa y la cumbre, sino también porque en él conviven numerosas especies de flora y fauna que han sabido adaptarse a tan duras condiciones para la vida.

 

 

Reserva Natural Especial de El Chinyero

La RESERVA NATURAL ESPECIAL DEL CHINYERO constituye un lugar de paisaje mágico que merece la pena conocer. Toda la zona está recorrida por numerosas pistas forestales y senderos que nos acercan hasta el corazón mismo de este lugar, en el que se une la espectacularidad de sus paisajes con los tesoros geomorfológicos y biológicos que posee.

Gran parte del territorio municipal está incluido dentro de este espacio, del que destacaríamos una serie de lugares ineludibles para el visitante. El propio volcán Chinyero, cono volcánico muy joven, con menos de un siglo de edad, representa la cita principal de la reserva. Además, merece la pena acercarse hasta la era de Casa Canales, círculo de piedra donde antiguamente se trillaban los cereales, construido sobre la propia roca volcánica. El sendero a La Montañeta y el Camino del Morro nos permiten disfrutar de estos parajes lejos del asfalto y de las aglomeraciones.

 

 

Parque Rural de Teno

El PARQUE RURAL DE TENO es un lugar donde se une la naturaleza con la acción del ser humano en armoniosa convivencia. En la superficie de este espacio protegido perteneciente al municipio de El Tanque se puede contemplar un paisaje eminentemente rural, salpicado de casas campesinas y rodeado de bosques de pinar y monteverde.

Cualquier rincón de esta zona merece ser conocido, pero podríamos destacar el barrio de Erjos, caserío con gran sabor tradicional por el que pasa el antiguo Camino Real que unía diversos pueblos del Norte de la isla y que aún conserva algunos tramos con el empedrado original. En Los Partidos de Franquis, amplios pastizales frecuentados por rebaños de cabras están salpicados de centenarios pinos canarios, algunos con nombre propio como el Pino Loro

 

 

Parque Natural de la Corona Forestal

El Tanque cuenta con un pedacito de terreno incluido dentro del PARQUE NATURAL DE LA CORONA FORESTAL, un gran espacio protegido que rodea toda la cumbre de la isla de Tenerife, formando una «corona» boscosa. En la superficie perteneciente a este municipio, algunos pinos se atreven a crecer sobre las laderas de picón -lapilli volcánico-, combinando el verde con el negro en un paisaje de ruda belleza, donde sólo se puede escuchar el silencio.

Aunque la parte de la Corona Forestal correspondiente a El Tanque resulta muy pequeña, bien merece la pena acercarse hasta estos parajes a través de alguna de las pistas forestales de la zona, para disfrutar de las inusuales vistas del cercano Pico Teide, volcán que constituye la máxima altura de España, así como de su cono gemelo Pico Viejo y muchos otros volcanes de menor tamaño que aparecen sembrados por doquier.